Crítica de El extraño (Watcher), el thriller sicológico protagonizado por Maika Monroe

Pocos tópicos del cine de terror son tan eficaces como el de los acechadores en la distancia. Si Hitchcock acuñó con La ventana indiscreta una serie de temas que se han calcado en otros proyectos de forma idéntica o cambiando las pretensiones del observador y el observado, acá estamos frente a una nueva vuelta de tuerca en la que, a lo largo de una buena parte del metraje, no sabemos qué pasa.

La articulación de la película El extraño (Watcher, en V. O.) es la de un thriller psicológico en el que como espectadores estamos del lado de la protagonista. Su encanto radica en la corrección de la propuesta y en la explotación de sus recursos principales: una Maika Monroe (It Follows) fenomenal y un aprovechamiento del espacio fabuloso.

Al fondo laten además de esto otras cuestiones como lo hostil que puede resultar trasladarse a un país cuando no se domina el idioma y no hay una red familiar en que respaldarse, los terrores femeninos o las referencias, sutiles mas incisivas, a la tradición vampírica. Al fin y al cabo, la película está ambientada en Rumanía. Respira cierto aire de “la vieja escuela” que le sienta verdaderamente bien.

VIDEO

Tráiler de El extraño

Originalmente, el guion desarrollaba la historia en Brooklyn mas por suerte, se tomó la resolución de desplazarla a Bucarest, la urbe a la que llega Julia al lado de su esposo Francis.

Se mudan de la ciudad de Nueva York a la urbe natal de él debido a un ascenso, mas sus compromisos laborales pronto se traducen en jornadas inacabables y una enorme ausencia en la vida de su esposa que aún aprende a charlar en rumano y no tiene a absolutamente nadie con quién relacionarse.

Adicionalmente, Julia se percatará de que, desde el otro lado de la calle, alguien la avizora de manera permanente. Cuando se resuelve a contárselo a Francis, este no acaba de darle crédito y atribuye sus temores a la paranoia y la soledad.

Sin embargo, todo se vuelve aún más turbio cuando aparece en las proximidades de su piso el cadáver degollado de una joven. Se trata nada más y nada menos que de la cuarta víctima de un sanguinario asesino en serie al que la policía ha apodado como “la araña”.

El extraño

Los ojos de la perdición

El extraño es una película sobre el poder de la mirada y hasta qué punto puede llegar a condenarnos. Que determinada persona te mire quiere decir que puede verte y ser objeto de su interés, luego se traduce en que te transforma en una diana humana. Mas como ocurre con los vampiros debes dejarlos entrar, algo que puede hacerse a través de un ademán en apariencia inofensivo.

Mirar y ser visto es como morder la manzana prohibida, picar el cebo o exponer el cuello. La mezcla de miedo y curiosidad es la fuente de todos y cada uno de los males.

No hemos nombrado It Follows de forma baladí: la protagonista de esta película asimismo es perseguida y se halla en una escapada incesante mas es que además de esto aun hay un pequeño paralelismo con aquella cinta cuando entra a un cine a ver Charada un tradicional del suspense.

Puede que el mayor pecado de El extraño sea el de ofrecer pocas sorpresas al final y pisar demasiado el acelerador: tan habituados como estamos a los giros del guion, el resultado se hace algo evidente y simple de pronosticar… prácticamente apurado si tomamos en cuenta el desarrollo tranquilo y calmado del resto del largometraje.

Con todo, nos da cerca de noventa y cinco minutos de ejercicio de intriga que marcha realmente bien y es digno de ser señalado como notable especialmente teniendo presente que supone el debut de Chloe Okuno, cuyo trabajo precedente más conocido es el rodaje del segmento de V/H/S/94 “Storm Drain” y uno de los capítulos de la serie Déjame entrar.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *