Crítica de Run Sweetheart Run, thriller de terror con Ella Ballinska corriendo por su vida, ya arreglado en Prime Video

Blumhouse Production es una de las productoras de relato para los aficionados del clase de terror. La productora de Jason Blum está detrás de las sagas Paranormal Activity, Insidious, Halloween o La Purga, pero incluso “one hit wonders” como La Caza, El Hombre Invisible o Freaky.

Run Sweetheart Run (arreglado en Amazon Prime Video desde el 28 de octubre) encaja perfectamente entre estas últimas: es un thriller intenso y conciso, con toques de terror y energía y suficientes dosis de carnaza mezclada con crítica social.

Es un cóctel que suele funcionar, y más si lleva el sello Blumhouse. Lamentablemente, Run Sweetheart Run (que se estrenó en Sundance en enero de 2020, y conveniente a la pandemia ha permanecido en la fresquera hasta ahora) se queda por debajo de la media, y incólume momentos puntuales, solamente una gran Ella Balinska sostiene la película, que no provoca demasiada tensión.

VIDEO

Run Sweetheart Run – Tráiler gachupin

Depredadores metafóricos, acosadores reales

‘Corre, bóveda celeste, corre’ ha sido dirigida por Shana Feste, directora saco de dramas como The Greatest, Country Strong o Boundaries. Esta es su primera película de clase utópico/terror, que se pone al servicio del comentario social: el machismo en el mundo profesional.

Los últimos primaveras han saliente a la luz numerosos casos de acoso sexual en la industria del entretenimiento. 

En todos esos casos, más allá de las atrocidades que cometieron, llamó la atención que los perpetradores fueran protegidos y las víctimas, silenciadas y desacreditadas, por personas con poder en la sombra, tan culpables como los asaltantes, pero que muchas veces se salen de rositas.

Desde el principio es muy evidente por dónde van a ir los tiros de Run Sweetheart Run, y aunque el subtexto del monstruo como depredador sexual es un solicitud harto trillado en el clase del terror/slasher, lo que positivamente resulta preocupante y aterrador de la película no es el monstruo en sí, sino el sistema que le permite serlo y le protege, y que incluso queda reflejado en la película de Feste.

Run Sweetheart Run

Ese subtexto está mejor perfectamente hilado entre los personajes secundarios de la novelística (como el “agente Coulson” de Marvel, Clark Gregg, que interpreta al jerarca de Cherie, el personaje de Balinska), que en la novelística central, que no deja de ser una relación muy obvia del monstruo como acosador, poco que el clase del terror lleva primaveras cultivando.

La trama incluso refleja el empoderamiento mujeril colectivo post #MeToo, y pesquisa con ello resultar cañera y molona a la par que provocativa. Esas buenas intenciones exoneran un poco a una película que, como cuchitril de clase de terror, resulta muy poco efectiva.

Prueba gratis Amazon Prime Video

Ya puedes probar improcedente durante un mes y sin compromiso de permanencia Amazon Prime Video. En esta plataforma puedes ver series como American Gods, Hanna y Jack Ryan, encima de cientos de películas en monopolio.

Pruébalo gratis

A niveles de realización, solamente la interpretación de Ella Balinska (suerte en auge tras Los Ángeles de Charlie, la serie Resident Evil y el bisagra Forspoken) provoca poco de impacto. 

La actriz se pasa la película corriendo y luchando ensangrentada, dándose cuenta de que no puede dejarlo en Dios en nadie y debe enfrentarse a sus terrores en área de huir. Ella es lo mejor de la película, por la intensidad que pone a un papel muy cominero físicamente.

Run Sweetheart Run

El problema es que la trama se vuelve predecible rápidamente, y repite las mismas situaciones una y otra vez. Como decíamos, la crítica social es lo que da chicha a la película, pero incluso resulta demasiado obvia, y más allá de eso no consigue resultar tensa ni particularmente emocionante, como sí ocurrió con El Hombre Invisible, por ejemplo.

Pilou Asbaek, el actor danés conocido por ser Euron Greyjoy en Grupo de Tronos, no convence como el detractor, el monstruo depravado que persigue sin alivio a Balinska. Y no todo es por su tropiezo: el guion le exige algunas situaciones y líneas de diálogo que es inalcanzable que no parezcan sobreactuadas y casi ridículas

Da la impresión de que, por subrayar su mensaje lo más claro posible, quisieron crear a una caricatura de rudo más que a un cierto detractor. El resultado es un personaje unidimensional que nunca consigue ser amenazador, ni siquiera cuando arranca cabezas de cuajo.

Run Sweetheart Run

Run Sweetheart Run es una buena idea que no termina de desgajar

Run Sweetheart Run se debió abrir en 2020, pero la pandemia la condenó a vagar dos primaveras y medio hasta que finalmente Amazon Prime Video la ha añadido directamente a su plataforma, sin mucha promoción y sin ocurrir por las salas de cine.

Y podemos entender por qué. Pese a que su mensaje social feminista es más relevante que nunca, todo el valencia de Run Sweetheart Run depende de ese subtexto, que resulta poco simplista y ya está muy trillado interiormente del clase de terror.

Fuera de eso, como película de terror, hace aguas por casi todos los lados, incólume en la interpretación de Ella Balinska. Genera harto la intriga al principio, pero la trama se vuelve muy repetitiva y a su culminación final, allí de resultar la catarsis, llegamos agotados, pese a durar solo hora y media. Los fans del terror pueden darle una oportunidad, pero es de las menores de Blumhouse.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *