Crítica de Las de la última fila, una miniserie para reír mucho y plañir un tanto

Hay situaciones en las que da lo mismo lo mucho que se hable sobre ellas, todas y cada una de las obras que se hayan creado describiendo los sentimientos que generan, que cuando llega el instante no estás dispuesta para vivirlo y toca encararlo de todos modos. ¿Qué harías si te hubieran detectado cáncer y te quedasen días para empezar con la quimio?

Daniel Sánchez Arévalo inicia su nueva miniserie para Netflix de una manera tan directa como su sinopsis: un grupo de amigas treintañeras celebra su escapada anual, pero esta vez todas y cada una se rapan el pelo. El objetivo es pasarlo bien y disfrutar de estos días haciendo aquellas cosas que jamás se habrían atrevido a hacer si sus vidas hubieran seguido igual que todos los años.

VIDEO

Tráiler de Las de la última fila, la serie de Daniel Sánchez Arévalo para Netflix

Para ello, cada una de las amigas del grupo, interpretadas por Itsaso Arana, Mónica Miranda, Maria Rodríguez Soto, Mariona Terés y Godeliv Van den Brandt, escriben de forma anónima en un papelito su mayor deseo, que “todas y cada una o todas”, deben cumplir. 

Cada día tendrán que sacar uno de esos papelitos de la caja en la que los pusieron a salvo y hacer lo que pone en ellos. Algunos les obligarán a hacer cosas que no quieren, que pueden entrar en conflicto con sus formas de pensar o con sus vidas fuera del viaje, pero “lo que pasa en la caja se queda en la caja“. 

Las 15 mejores películas españolas de Netflix

Las de la última fila se estructura en un capítulo por deseo, en un reto por episodio, con un ritmo intenso que te hace querer descubrir cuál será la próxima nota. Al principio encontraremos locuras, pero poco a poco irán saliendo anhelos más íntimos que se vuelven todavía más complicados de cumplir. 

La miniserie aprovecha el hilo narrativo para volverse también más dramática a medida que avanzan los episodios, sin olvidarse de que la comedia sigue siendo su pilar fundamental

Si queremos disfrutar de la miniserie, hay que tener en cuenta que convivirán estos dos géneros. Las de la última fila no elimina el daño, no lo banaliza ni lo transforma, pero su manera de exponerlo logra hacer que no te quedes con mal cuerpo después de verla

Póster y primeras imágenes de Las de la última fila, la nueva serie española de Netflix

La elección del reparto y los personajes protagonistas ha resultado clave para conseguir una historia que pueda conectar con cualquier persona. Cada una de ellas tiene una manera muy diferente de ser, tanto física como emocionalmente. 

Al fin y al cabo son un grupo de chicas que se conocieron en el colegio y que han llegado juntas a la madurez siguiendo distintos caminos. Actualmente una tiene novia, otra está felizmente soltera con sus gatos, otra cuida de su padre enfermo y las otras dos tienen marido e hijas. 

Póster y primeras imágenes de Las de la última fila, la nueva serie española de Netflix

Los conflictos que plantea la serie no son demasiado originales, pero no lo son porque a su vez tratan temas bastante universales que están en nuestro día a día y con los que cada persona encontrará algún comportamiento familiar. Y aunque no conectes directamente con todos ellos, es muy fácil entender el punto de vista de cada una de las personas que aparecen. 

A nivel emocional Las de la última fila es una serie sobresaliente, con personajes muy bien construidos y con unas interpretaciones excelentes que te transportan a esa escapada, con declaraciones de amor que te ponen nerviosa, reencuentros que te destrozan, o situaciones absurdas que te hacen partirte de risa.

En Las de la última fila la trama no lo es todo

Pero el mérito no recae únicamente en el guion y en el reparto, también en la forma de contarnos audiovisualmente esta historia, empezando por la acertada incorporación de Rigoberta Bandini a la banda sonora de la serie transformando en ocasiones la música extradiegética en diegética.

Los capítulos no sólo transcurren en el aquí y el ahora, constantemente se intercalan flashbacks que aclaran momentos pasados de hace una semana o de hace unas horas, o flashforwards que se adelantan a lo que está por venir.

También nos introduce ideas con sus imágenes, que te hablan de situaciones que pasaron de cierta manera, pero que no las recuerdan bien o que les gustaría que hubiesen ocurrido de forma diferente, así como otras metáforas visuales que serían igual de spoiler que decir cómo acaba la miniserie.

Las mejores películas dramáticas de Netflix

Por momentos, Las de la última fila logra hacerte olvidar que estás ante una historia sobre el cáncer y, como sus propias protagonistas, te dejas llevar por esos momentos de locura, en los que se ve ese punto de inmadurez que nunca llega al absurdo.

Los seis episodios que componen la miniserie Las de la última fila se estrenarán en Netflix el próximo 23 de septiembre, sumándose así a otras producciones de Daniel Sánchez Arévalo asimismo libres en la plataforma como La gran familia española (dos mil trece) o Diecisiete (dos mil diecinueve).

Leave a Comment

Your email address will not be published.