Análisis de Saints Row, nuevos héroes, el bendito desmadre de siempre y en toda circunstancia.

La franquicia Saints Row nació en dos mil seis para explotar el lado más ruin de los sandbox, que tenía en los GTA de Rockstar a su mejor (y más popular) exponente. En un género lleno de contendientes, aquella producción apresó al público merced a su sentido del humor y unas misiones estupendamente absurdas. 

Unas señas que se fortalecieron aun más en sus siguientes entregas (en dos mil ocho, dos mil once y dos mil trece), si bien el descalabro comercial del spin-off Agents of Mayhem, en dos mil diecisiete, pareció sentenciar el destino de la franquicia por siempre.

VIDEO

Saints Row (dos mil veintidos): así es la primera misión del juego, “P*to primer día”

dailymotion.com/video/x8cksi7

Por fortuna, y tras un retraso de unos meses tras su data inicial de lanzamiento, acá tenemos un nuevo análisis de Saints Row, en forma de reboot, para el que Volition y Deep Silver han adoptado un tono más serio. 

Aunque sosegados, por el hecho de que el cachondeo prosigue estando presente en esta producción para PS4/PS5, Xbox Series X/S y PC. No hasta el punto de aporrear a los contrincantes con un dildo gigante, mas si para planear en cueros sobre una urbe llamada Santurrón Ileso.

Esta ciudad falsa, inspirada en Las Vegas, va a ser el escenario de nueva aventura por transformaros en los reyes del crimen local, enfrentados a otras bandas, la policía y la habitual empresa militar privada de yerras. Latrocinios de turismos, administración de empresas ilegales, tiroteos a cara de cánido, persecuciones locas, pirotecnia a go-gó… 

Puede que este renacido Saints Row haya dado un cambio de rumbo, pero en su ADN prosigue un sandbox violento, demencial y excesivo. Vamos, lo que nos agrada.

Una nueva camada de (anti) héroes

En este nuevo Saints Row encarnaréis al líder de la banda, apodado sencillamente “El Boss”, un personaje que crearéis desde cero desde ocho prototipos pre-establecidos de diferentes géneros, físicos y razas. Realmente son los cuadros sobre los que diseñar vuestro personaje mediante un potente editor, si bien de eso vamos a hablar un tanto más abajo.

En un reflejo de los tiempos que corren, vuestro personaje no vive solo, sino comparte piso con 3 amigos: Kevin (el cocinillas que nunca se pone una camisa), Eli (el nerd) y Neenah (la combativa hispana). Ah, y la gata Snickerdoodle, si bien esta aporta poco a la trama y menos aún a la mecánica del juego.

Saints Row

Partiendo desde lo más bajo vais a ir conquistando los bajos fondos de Santurrón Indemne, distrito a distrito, mediante una sucesión de misiones primordiales y secundarias que darán dinero, automóviles, armas y el poder suficiente para machacar a las bandas contrincantes.

Estos contendientes son los Idols (unos festeros con una pasión malsana por el tecno), los Panteros (raciales y belicosos) y los mesnaderos de la Marshall Defense Industries. 

Saints Row

Ah, y a la policía, que lógicamente, no va a estar nada contenta de que vayas atropellando transeuntes y provocando choques en cadena.

Las primeras misiones son esencialmente encargos de terceros, mas más adelante vais a ser los que comenzaréis a tomar la iniciativa, mediante la Mesa del Imperio Delincuente, un mapa de Santurrón Indemne desde el que podréis adquirir diferentes negocios (realmente tapaderas de actividades ilegales) con las que multiplicar vuestros ingresos e invertir esas ganancias en nuevos automóviles, ropita y armamento.

Es hora de hacer el cabra… otra vez.

La campaña de Saints Row está dividida en misiones primordiales, mediante las que va narrándose la ascensión de este particular conjunto de “Santos”, mas en el mapa del juego, alcanzable a través del móvil de vuestro personaje, vais a ver destacados otros posibles trabajos, ya sea en beneficio de vuestro emporio delincuente como resolviendo diferentes encargos de terceros. 

¿Que hay que resguardar a balazos la fuga de un atraco? ¿Hurtar algo desde el aire usando un helicóptero? Para eso están Los Saints. Como en todo buen sandbox, vais a tener libertad total para hacer el cafre por tierra, mar o aire. Si bien Volition ha dejado atrás (o eso afirman) el tono demencial de Saints Row IV, la verdad es que hallaréis misiones verdaderamente surrealistas en el juego. 

Saints Row

Por ejemplo, participar en sesiones de Rol en vivo, con un puñado de frikazos que simularán caer fallecidos en una fantasía nerd a medio camino entre Mad Max y Juego de Tronos.

Por supuesto, podréis robar cualquier tipo de vehículo (aparcado o en plena senda), si bien asimismo vais a contar con un garaje desde el que escoger todos y cada uno de los coches, camiones y ¡hasta un tanque! que vais a ir logrando conforme avanzáis en la campaña. 

El cuartel de Los Saints tiene su helipuerto y embarcadero (para helicópteros y motocicletas de agua). Y si os agradan las emociones fuertes, probad a subir a lo alto de un rascacielos y lanzaros al vacío: merced al traje planeador podréis atravesar los cielos de Santurrón Indemne como el mismísimo Batman.

Es complicado calcular la duración de la campaña del juego, por el hecho de que cada jugador tiene su ritmo y depende de si alternáis las misiones primordiales con encargos secundarios, o preferís ir “a machete” con la trama primordial. 

Saints Row

A mí me llevó unas 14/16 horas, perdiendo un buen tiempo en hacer el idiota por ahí, mas cuando aparecieron los créditos finales apenas había cubierto poco más de un treinta% del juego, así que calculad lo que os espera. 

Y tras eso la campaña seguía y no solo por el anhelo completista, ya que para poder crear un nuevo cuartel para Los Saints es preciso llenar los encargos de los negocios de la banda, lo que requiere asimismo mucho tiempo.

¡Mira mamá, salgo en el juego!

Unos de los pilares de este nuevo Saints Row es la personalización. Esto engloba a los automóviles y las armas (que buenos duros os van a costar dejarlos a vuestro antojo), la decoración del cuartel de los Santurrones, vuestra indumentaria, la de vuestros compañeros e inclusive los uniformes de los sicarios de la familia. 

Pero el juego sorprende sobre todo por las enormes posibilidades que ofrece el editor del personaje protagonista.

VIDEO

Saints Row – Tráiler personalización

Una vez superado el prólogo/tutorial, podréis customizar la fisonomía de vuestro personaje hasta niveles enfermizos: su sexo, su voz, su constitución física, el pelo, la dentición, la situación de la nariz, los ojos, las cejas, la manera de la barbilla o los pómulos. Prácticamente es como efectuar un retrato robot. Y es una cosa que puede alterarse nuevamente en cualquier instante de la partida. 

Yo empecé la campaña siendo un cano mesnadero, entonces me transformé en un tarugo con cara de ogro de Disney y una caja de pizza por sombrero para después convertirme en la Baronesa de G.I. Joe y para finalizar en un clon de Carmen Sandiego (solo que en vez de educar geografía disparaba desde el techo de un vehículo en plena prosecución).

El editor de Saints Row deja compartir vuestras creaciones con la comunidad, y emplear las de otros usuarios. En verdad, y ya antes del lanzamiento del juego, Deep Silver y Volition lanzaron una app, Boss Factory, desde la que diseñar personajes. 

Y en esta web podréis descargar, a través de un código, personajes bastante familiares. En el instante de redactar estas líneas ya había clones de El Joker, La Máscara, Shaggy, Spider-Man o El Príncipe de Bel-Air.

Saints Row

Una vez construida la fisonomía del personaje, podréis vestirle con idéntica libertad, desde la cabeza a los pies, con la ropa y complementos que vais a adquirir en las diferentes tiendas y tenderetes repartidos por todo Santurrón Indemne. 

Y claro está, puesto que se trata de un Saints Row (por mucho reboot que sea), asimismo existe la posibilidad de dejarles en porreta viva, tapando sus vergüenzas con diferentes iconos (servidor, que nació en los setenta, apostó por las estrellas, como en el cartel de una gaceta picante de Susana Estrada). Ah, y evidentemente asimismo hay multitud de tatuajes diferentes. 

El caos está a puntito de reventar en Santurrón Ileso

Toda esta libertad (y libertinaje) carecería de sentido si no estuviese al servicio de una mecánica divertida, y Saints Row, como no podía ser de otro modo, es una absoluta celebración para los y las amantes de la destrucción. 

Ya sea conduciendo a lo desquiciado, como escupiendo plomo sobre vuestros contrincantes (disparar un RPG sobre el techo de un vehículo es una sensación liberadora), Volition deja patente su experiencia en el género sandbox con un control impecable, tanto a pie como al volante de los automóviles. 

La campaña despliega situaciones de acción verbenera que recuerdan a los Saints Row de antaño, mas sus autores pisaron el freno para ofrecer una experiencia “más seria”, lo que se traduce en ciertas misiones más repetitivas de lo que nos agradaría, singularmente en los encargos relacionados con las compañías de la familia.

Servidor habría preferido más despendole y menos “relleno”, mas ciertas labores secundarias, como hacer fotografías de monumentos icónicos de la urbe, son bastante simpáticas y son un buen incentivo para explorar cada milla del escenario.

Saints Row

Los 9 distritos que componen Santurrón Indemne están llenos de vida y se distinguen bastante entre sí. El juego arranca en Old Town, rodeados de la sucia arquitectura de sus creadores españoles, mas asimismo podréis explorar un downtown con rascacielos desde los que poner a prueba el traje planeador y una zona de mansiones pijas. 

El mapa de Saints Row es más pequeño que el de GTA V, por mentar el referente más evidente del género, mas cada metro cuadrado ha sido desarrollado con bastante mimo, sin zonas clónicas, y gozaréis descubriendo una nueva rampa o un barranco desde el que retar a la gravedad mientras escucháis a Rosalía.

Xbox Series S

Esta consola de Microsoft es compatible con todo el catálogo de Xbox, incluido Game Pass Ultimate. Además de esto, es más asequible que su hermana mayor.

Cómprala al mejor precio

En el instante de redactar esta review, y antes que aparezca el parche del Día 1, el juego ha tenido dos actualizaciones mas prosigue presentando algunos bugs, tanto gráficos como jugables, si bien no han sido insuperables en el momento de llegar al final de la trama primordial. 

La versión PS4  (probada en el modelo Pro) es muy sólida, si bien no ofrece las opciones gráficas que sí incluye la entrega para PS cinco (son las dos únicas versiones que hemos podido probar). 

En cualquier instante de la partida, y desde la pantalla de opciones podréis escoger entre diversos modos de desempeño para PS5 (y que suponemos incluirán asimismo las entregas para Xbox Series X y PC): UHD/4K 2160p, Calidad Ultra 1080p, Velocidad de imagen máxima 1080p, Calidad Alta en 1440p y Velocidad de Imagen Alta en 1440p. 

En esta clase de juegos siempre y en toda circunstancia es mejor apostar por una mayor tasa de frames, aún a peligro de sacrificar detalle gráfico. En un caso así, solo nos ha pesado cierto “pop-up” en matorrales y otros elementos, al conducir a gran velocidad por el desierto.

Saints Row

Saints Row asimismo ofrece distintas opciones de accesibilidad, como 3 modos para daltónicos, y la posibilidad de ajustar diferentes factores en la mecánica de los misiones (dureza del oponente, límite de tiempo). 

Además deja ajustar el tamaño de los subtítulos en español, algo verdaderamente esencial si tenéis una tele pequeña o la vista de un cuarentón y no deseáis perder comba de los diálogos mientras que conducís, ya que el juego solo cuenta con voces en inglés. 

Habríamos preferido contar con la opción del doblaje, mas así cuando menos os vais a reír con las oraciones en castellano de Neenah (y algún tradicional insulto de los NPC).

Diversión ante todo

La factura técnica de Saints Row no aprovecha el potencial de PS cinco (algo que semeja ineludible hoy en día, salvo contadas salvedades) mas, si bien gráficamente no va a llegar a dejaros estupefactos, el ambiente es muy sólido y está muy detallado, singularmente en la orografía de los escenarios. 

Las caras de los personajes podrían estar más detalladas, mas comprendemos que ahí ha entrado en competición el editor de personajes. Habría quedado extraño que los NPC tuviesen semblantes muy detallados y el de nuestro personaje estuviese un peldaño por debajo, a nivel gráfico. Milagros, los justos.

Saints Row

Los gráficos son esenciales, mas la jugabilidad y el entretenimiento también. Bajo mi punto de vista aun más. Prefiero un juego entretenido con gráficos modestos a un festín visual más hastiado que un telefilme alemán. 

Aquí se viene a hacer el cabra, a pie o al volante de cualquier vehículo, y a abrasar horas y horas en pos de lograr cada coleccionable y cada modelito y complemento para vuestro personaje. 

VIDEO

Saints Row – Tráiler de Santurrón Ileso

Nos habría agradado probar el modo perfecto cooperativo (que deja acceder a la campaña de otro jugador), mas es el peaje que debemos abonar al examinar el juego antes que se activen sus servidores. Intentaremos incorporar nuestras impresiones sobre el cooperativo a este artículo, una vez que Saints Row ya esté en venta. 

Porque si en solitario la experiencia ya es formidablemente entretenida, en compañía de un amigo, uno conduciendo y el otro disparando, este reboot, si bien modesto, puede ganar varios puntos extra, cuando menos en lo que se refiere a nutrir nuestro hambre por el caos y la destrucción de la propiedad privada.

Leave a Comment

Your email address will not be published.