Crítica de Minions: El origen de Gru, precuela de la conocida clan de animación

Hay películas que no tratan de ocultar lo que son y desde el primer segundo van al pizca con lo que se retraso de ellas. Las conocidas como “películas de los minions” son un ejemplo: hay unos fundamentos que funcionan y casi nada varían a pesar de que pasen los primaveras.

Han pasado doce primaveras desde que se estrenó Gru, mi rudo preferido y dentro de dos es muy posible que llegue Gru, mi villano favorito 4. La clan que en caudillo ha funcionado muy correctamente en taquilla no se ha detenido y en esta ocasión nos encontramos con una precuela.

Pero ayer de continuar, mínimo como el trailer para meternos en contexto y memorizar de primera mano lo que ofrece la película.

VIDEO

Minions: The Rise of Gru – Teaser de la Superbowl

Minions: El origen de Gru comienza contándonos una aventura de Los salvajes seis, un asociación integrado por grandes villanos que buscan una antigua maravilla en un inhóspito país. Este inicio retrotrae directamente al de Indiana Jones: En busca del arca perdida, aunque, en los momentos finales de la ámbito, el asociación traiciona a su líder.

A partir de ese momento nos encontramos con Gru, quien comercio de entrar en Los salvajes seis para establecerse la plaza osado. De impulsivo ya apunta maneras a lo que se convertirá en el futuro, alguno que disfruta sembrando el mal a su más o menos, aunque con anciano ternura, y que ya cuenta con la ayuda de sus amigos amarillos.

Gru no solo no es admitido en el asociación, sino que encima se ríen de él. Como venganza, en un despiste de estos les roba la maravilla. A partir de ese momento nos encontramos con persecuciones, aprendizajes y un abano de gags con los minions que regalan a los espectadores más convencidos todo aquellos que buscan en la película.

Lo que ya se retraso, para lo bueno y lo malo

Lo hemos pasado en el terror, en los superhéroes y en la comedia. Toda fórmula que se alarga acaba por perder en cierto modo la capacidad de sorprendernos y su envite reside, básicamente, en un claro enfoque en torno a los que buscan lo de siempre.

Con esta nueva entrega de Gru ocurre lo mismo y no se arriesga con el planteamiento a pesar de situarse en los primaveras 70. Más allá de la estética, la forma de conversar y algún insinuación puntual, el contexto solo es una excusa en una historia que podría situarse en el presente.

La película es sincera en la dirección que toma y búsqueda que no haya un instante de pausa en la historia que disfrutarán sobre todo los más pequeños. Con rápidas entradas y futuro de algunos personajes y evitando cualquier alivio, la batalla está en todo momento en la pantalla.

Una animación eficaz y puntillosa en los detalles ayuda en este aspecto, poco que se ve en las distintas persecuciones y los últimos minutos en los que se multiplica tanto la batalla que la intermitencia de escenas puede tolerar a la confusión.

Minios: el origen de gru

Pero el espectáculo pirotécnico igualmente adolece de errata de novedad. Más personajes, otra etapa de Gru y una época diferente podrían hacer de esta una historia única en la clan, poco que no se ha buscado. Y esto resiente el largometraje y provoca la sensación de encontrarnos delante una historia demasiado exprimida.

El problema se nota hasta en los gags de los minions, que vuelven a ser lo mejor, como al contar el modo en que empezó su relación con Gru. Pero cuando están solos en pantalla igualmente se transmite la errata de originalidad que losa la película.

A errata de memorizar el reconvención de Minions: El origen de Gru, está claro que a nivel comercial es una película que se enfoca para el verano y quiere ser la opción que elijan los padres al tolerar a los más pequeños al cine. Tal como hemos indicado, aquí encontrarán calibrado lo que buscan, sin sobresaltos ni decepciones, y eso a muchos les puede conllevar.

Leave a Comment

Your email address will not be published.