Subgéneros del terror: cuáles existen y de qué tratan

La clasificación del cine en géneros es una convención que todos admitimos socialmente, mas cuando lo piensas pausadamente descubres sus restricciones. ¿Comedia es toda película que te haga reír? ¿Todas y cada una de las películas de animación en exactamente el mismo saco? ¿Cuántos puñetazos o persecuciones hacen falta a fin de que una película sea de acción y no drama?

Con el terror pasa lo mismo: si una comedia es una película que te hace reír, una película de terror es una película que te da miedo. Podemos tomarnos eso como un punto de inicio muy, limitadísimo, mas el terror es más que eso.

VIDEO

4 curiosidades de SCREAM, la película de terror de 1996

De los 5 o 6 géneros “primordiales” como drama o comedia, quizá el terror es el más concreto al buscar producir en el espectador sensaciones que van alén del simple entretenimiento: angustia, temor, tensión, incomodidad, asco o aun diversión con risas “inquietas”.

Esto hace que estudiar los subgéneros de terror y cuáles son y ha habido durante la Historia del cine sea tan fascinante, y algo inabarcable en un documental, con la complejidad extra de que son muy escurridizos: pocas veces hay una película de subgénero puro, sino permean unos con otros, normalmente de manera intencionada para buscar la sorpresa del espectador y ofrecer algo nuevo y fresco. 

Por eso hemos resumido los subgéneros de terror que estimamos más esenciales, por su popularidad hoy día o por su relevancia histórica. Apagad las luces y poneos cómodos.

Slasher o películas de asesinos

Scream

Uno de los subgéneros de terror más populares es el llamado “slasher”, o sea, las películas de asesinos en serie, mas visto desde el punto de vista primordialmente de sus víctimas, o potenciales víctimas. Se acostumbra a estimar que Psicosis de Alfred Hitchcock y los thrillers italianos “giallo” son el origen del género en los años sesenta.

Aunque los asesinos en serie son un tema muy recurrente para los thrillers policiales, se acostumbra a estimar el slasher prototípico la película con el conjunto de amigos (frecuentemente muy joven y con las hormonas liberadas) que es avizorado por un asesino malsano, y van cayendo uno a uno.

En los setenta y los ochenta el género tuvo su auge con La Matanza de Texas, Halloween, Viernes 13 y ya entrando en los noventa, Scream, quizá la más representativa, y más últimamente X (Ti West, dos mil veintidos). 

Muchas de estas películas comenzaron sagas que han sido reiniciadas hoy día, como Scream de 2022, que juega con la metanarrativa (y la comedia) para, de alguna manera, trastornar los tópicos del género y sorprende nuevamente al espectador.

Cine de monstruos

Gwoemul

Los monstruos han maravillado a los espectadores del cine desde sus principios. La productora Universal fue famosa por sus películas de “monstruos tradicionales” en los años veinte y 30, muy frecuentemente tirando de la literatura: Frankenstein, Drácula, La momia, El Espectro de la ópera, o Creature from the Black Lagoon. 

También King Kong (mil novecientos treinta y tres) y Godzilla (mil novecientos cincuenta y cuatro) se consideran películas de terror, particularmente la primera película del kaiju nipón, en un blanco y negro y una música que pone los pelos de punta. Mas con el tiempo, los monstruos dejaron de dar temor y se quedaron en la serie B o a las películas de aventuras con stop motion de Ray Harryhausen.

Aunque los monstruos vuelven a estar de moda, pocas películas son de terror puro. Las piezas maestras de Steven Spielberg y Ridley Scott de los setenta, Tiburón y Alien, renovaron el interés del público por humanos acechados por criaturas (particularmente imitadores de Jaws, ya sea con Pirañas, Anacondas…)

Otros buenos ejemplos, si bien tanteen con el cine de aventuras, son Temblores (mil novecientos ochenta y ocho), Parque Jurásico (mil novecientos treinta y tres), The Host (dos mil ocho) La Niebla (dos mil siete),  Monstruoso (dos mil ocho) o Un Lugar Tranquilo (dos mil dieciocho).

VIDEO

Clip exclusivo de Un sitio apacible dos, presentando al personaje de Cillian Murphy

Pero la palabra monstruo es amplísima. Por poner un ejemplo, ¿son los animales monstruos?. “Para un canario, un gato es un monstruo”, como afirmaba Henry Wu en Jurassic World. ¿Es Tiburón un monstruo? Si es así, ¿Los Pájaros de Hitchcock se puede estimar película de monstruos? Asimismo lo sería Serpientes en el avión (y que asimismo hibridaría con la comedia).

Y si bien técnicamente son películas de monstruos, por su relevancia y significado, las películas de zombies y vampiros merecen un subgénero propio.

Cine de vampiros

Drácula

Desde Nosferatu (mil novecientos veintidos), el Drácula (mil novecientos treinta y uno) de Bela Lugosi, al Dracula (mil novecientos cincuenta y ocho) de Christopher Lee y el Bram Stokers’s Dracula (mil novecientos noventa y dos) de Gary Oldman y Coppola, los vampiros han visitado el celuloide en incontables ocasiones.

No obstante, los vampiros son unas criaturas fascinantes, y alén de las adaptaciones de la novela de mil ochocientos noventa y siete de Bram Stoker, los vampiros acostumbran a interesar más al mirarlos desde otro prisma, dejando el terror en segundo plano.

Entrevista con el Vampiro, la adaptación de la novela de Anne Rice de mil novecientos noventa y cuatro, con Tom Cruise y Brad Pitt explora la sicología de sus vampiros en un drama romántico. Para una generación, la saga Crepúsculo renovó el interés por los vampiros.

VIDEO

Tráiler de Lo que hacemos en las sombras temporada 3

La figura del cazador de vampiros Van Helsing, asimismo de la novela de Stoker, es más popular últimamente que el propio Drácula, tanto por adaptaciones como la de dos mil cuatro como por reinvenciones como Buffy Cazavampiros.

Recientemente, la película y serie de Taika Waititi Lo que hacemos en las sombras lleva a los vampiros al terreno de la comedia.

Cine de zombies

Ejército de los muertos

Aunque la primera película de zombies se estima que es White Zombie (mil novecientos treinta y dos) y sale de la temporada de los monstruos de la Universal, con Bela Lugosi, fue George A. Romero en La Noche de los Muertos Vivientes (mil novecientos sesenta y ocho) cuando se instituyó la imagen que hoy tenemos de los zombies, y que prosigue maravillando hoy día.

Reinterpretaciones modernas como The Walking Dead prosiguen probando que los zombies pueden dar temor, son pocas las películas o series que tratan los zombies sin darle un giro, cara la comedia (Zombieland) o a la acción (El Ejército de los Muertos).

Mención aparte, eso sí, merece la saga Rec, creada por Jaume Balagueró y Paco Plaza, que utilizando la técnica de found footage (un subgénero en sí) sorprendieron al público de España y de todo el planeta con una pelícila de zombies recordable y realmente terrorífica.

Date de alta en HBO Max España

Si te agradan series como Friends, Los Soprano o Juego de Tronos, HBO Max tiene estas y considerablemente más en su catálogo.

Darse de alta

Cine paranormal

Paranormal Activity

El tercer “pilar” de una película de terror prototípica (alguien tortura a los protagonistas) es lo paranormal. Si no es un asesino ni un monstruos/animal/zombie/vampiro… entonces es algo incorpóreo, enigmático, paranormal. Fantasmas, diablos, posesiones, espiritualismo y considerablemente más, aun lo extraterrestre como en Señales.

Poltergeist (mil novecientos ochenta y dos), de Tobe Hooper, y conforme cuentan dirigida en las sombras por Steven Spielbergs; y El Exorcista (mil novecientos setenta y tres) de William Friedkin son ejemplos claro de película de terror paranormal: cuando no sabes el origen del mal, el impacto puede ser considerablemente mayor.

Recientemente, ha habido un renacer de esta clase de películas merced al gran éxito de El Proyecto de la Bruja de Blair (con el mentado uso sel found footage) y las sagas de Paranormal Activity o Expediente Warren.

Cine gore o splatter

evil dead

Uno de los subgéneros del cine de terror, que asimismo se adscribe al cine exploitation, es el llamado splatter o cine gore. El propósito de estas películas, más que generar terror o tensión en el espectador, es sorprenderlo, molestarlo y, en cierta manera, nutrir su morbo con las representaciones de violencia, dolor y tortura más gráficas y ridículas posibles.

El término splatter fue creado por el mentado George A. Romero en sus películas de zombies, monstruos muy dados al gore al devorar a sus presas. Desde los años sesenta, con películas como Blood Feast, se ha ido cultivando este género, muy frecuentemente en circuitos “underground” por su polémica naturaleza.

Hostel 2

Algunas de las películas más reconocidas de este subgénero son Holocausto Caníbal (mil novecientos ochenta) o la saga Saw, el Ciempiés Humano o la saga Hostel de Eli Roth, llamada por ciertos críticos como “porno de tortura“.

Otros directivos, no obstante, se lo han querido llevar al terreno de la comedia, con películas más “ligeras” que a su vez dejan acrecentar la exageación del gore. Buenos ejemplos son las creativas películas de Peter Jackson (Brainded) y Sam Raimi (Evil Dead).

Estos son los mejores routers gaming

El gaming tiene unas demandas muy particulares en lo que se refiere a conexión. Eso hace que probablemente sea una gran idea apostar por un enrutador gaming.

Ver listado

Terror sicológico

El Resplandor

¿Qué es el terror psicológico? En general, comprendemos como terror sicológico películas que no dependen de un monstruo, zombie, asesino o entidad paranormal, sino desarrolla emociones y reacciones sicológicas como la sofocación, la paranoia y obsesiones enfermedades mentales, alucinaciones, fobias… 

Son películas que, en general, resultan más familiares al espectador, y en ocasiones logran intranquilizar considerablemente más sin precisar violencia gráfica o sustos, utilizando la escenificación, la atmosfera y las interpretaciones. Uno de los ejemplos más ocurrentes es Buried de Rodrigo Cortés, de Ryan Reynolds.

Se acostumbra a estimar Psicosis de Hitchcock (si bien entre en el cine de asesinos) como uno de los ejemplos más claros, al lado de La Semilla del Diablo de Roman Polanski (mil novecientos sesenta y ocho), El Resplandor de Stanley Kubrick (mil novecientos ochenta),  The Ring de Hideo Nakata (mil novecientos noventa y ocho) o aun El Silencio de los Corderos (Jonathan Demme, mil novecientos noventa y uno).

VIDEO

Tráiler de Última noche en el Soho, de estreno el diecinueve de noviembre

Rara vez, no obstante, hallamos una película que se complazca de lograr el status de “terror sicológico” sin partir de ciertos géneros precedentes, si bien sea tomar prestados elementos: It Follows (dos mil quince) y Última Noche en el Soho (dos mil veintiuno) parten de lo paranormal. 

¿Y no son las películas de Jordan Peele, Get Out (dos mil diecisiete) y Nosotros (dos mil diecinueve) en esencia películas de asesinos? 

¿Existe el terror elevado?

Midsommar

Recientemente se ha extendido la expresión “elevated horror” o “terror elevado“, un término muy controvertido que ciertos utilizan para indicar películas de terror que se salen de la regla y que se ubicaría aun sobre el terror sicológico. 

Ejemplos recientes son las de Ari Aster (Hereditary en dos mil dieciocho, Midsommar en dos mil diecinueve), que a propósito evitaba llamar a sus películas “de terror”, o Robert Eggers (La Bruja en dos mil quince, El Faro en dos mil veinte).

Para muchos entusiastas, este término es elitista y una ofensa a todo el cine de terror que ha venido ya antes y que va a venir después, que no tiene temor a reconocerse como una película de terror y adscribirse de manera firme a uno o múltiples de los subgéneros clásicos, sin que eso sea un óbice para  tratar temáticas sociales, ser particularmente ocurrentes en su escenificación o jugar con la comedia, el drama y la tensión, o todo a la vez.

Leave a Comment

Your email address will not be published.