Skull & Bones ahora está en alpha tras ocho años de desarrollo


Veremos si llega a buen puerto

Varios de los trabajadores de Ubisoft han dado una entrevista para Kotaku en la que se centran en la producción de Skull & Bones, el juego de piratas que, conforme han declarado, termina de llegar a su versión alpha tras ocho años de desarrollo. Y es que el proyecto empezó en el año dos mil trece como una expansión multijugador de Assassin’s Creed IV: Black Flag, mas estos desarrolladores lo describen como un juego que jamás funcionó verdaderamente como debía hacerlo.

En un primer instante, la data de lanzamiento de Skull & Bones estaba pensada para otoño de dos mil dieciocho. Después, para algún momento del año fiscal 2019. Entonces, se afirmó que no estaría disponible ya antes de abril de dos mil veinte. Tras, todavía tras esto, retrasarse nuevamente hasta dos mil veintidos, las últimas noticias que tenemos es que lo veremos ya antes de marzo de dos mil veintitres.
De esto, como es lógico, poca culpa tienen los desarrolladores de Ubisoft Singapur, que han estado sometidos a muchas presiones a lo largo de la creación del juego: «La cultura tóxica que empapa el estudio de Singapur es en una gran parte responsable de la mayor parte de los inconvenientes de producción (reinicios, cambios de marca y reinicios) que han infestado a Skull & Bones a lo largo de una década». Una vez planeado como un modo multijugador para Black Flag, Skull & Bones se convirtió en un proyecto independiente, mas el aspecto de ese proyecto cambiaba habitualmente.

Cada vez que el juego cambiaba de senda, era preciso rehacer desde cero meses de trabajo en diseño, ambientación y arte, y entre las dudas de los desarrolladores todavía quedaba, por servirnos de un ejemplo, si el jugador controlaría a un pirata o bien a los navíos en sí. «Cada vez que recibíamos comentarios de la ciudad de París, sencillamente se amedrentaban y cambiaban todo, y después cambiaban a quienes trabajaban en ello. Esto sucedió múltiples veces», afirmó un ex- desarrollador. Todo esto se aúna a las recientes noticias sobre la cultura laboral tóxica que se ejercita desde Ubisoft y lleva arrastrando a lo largo de años, hasta llegar aun a la reciente denuncia interpuesta por el sindicato francés Solidaires Informatique y es que muchos de sus trabajadores creen que no se han corregido las dinámicas de trabajo que dejaron los casos de acoso.

A pesar de los inconvenientes, Ubisoft prosigue resuelta a lanzar Skull & Bones, un proyecto que le ha costado más de ciento veinte millones de dólares estadounidenses, cifra que seguirá incrementando conforme los trabajadores de otros estudios se sumen a cooperar con el desarrollo. «Nadie desea aceptar que la cagaron, mas es demasiado grande para quebrar, como los bancos de EE. UU.», afirmó un trabajador. Un viejo desarrollador agregó que, si este proyecto lo estuviese realizando alguna otra editora, «ya habría sido asesinada diez veces».

Leave a Comment

Your email address will not be published.