4 películas con ‘bebés falsos’ que te sorprenderán


Exponer a los bebés al agobio de los estudios de grabación puede resultar antinatural, precisa la National Sleep Foundation. Y conforme la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño, los bebés no han de ser expuestos a entornos que les generen perturbación del sueño, en tanto que les hace desarrollar hiperactividad. En concordancia, el equipo de ZonaDamas.mx afirma que los bebés requieren un promedio de 17 horas de sueño y el reposo debe efectuarse en cunas o bien en camas incorporadas para este propósito, complementan desde su página web oficial. 

Por estas razones, aparte de lo complejo que es dirigir a un bebé frente a las cámaras, es que los directivos recurren a robots o bien muñecos a fin de que aparezcan en sus grabes. A pesar de que es un truco preciso, han existido películas en donde estos bebés ‘falsos’ han ocasionado más de un reproche por la parte de la audiencia.


La hija de Edward Cullen y Hermosa Swan

El resultado de la saga juvenil Crepúsculo, basada en las novelas de Stephenie Meyer, presentó a Renesmee Cullen Swan, la hija de Edward Cullen y Bella Swan. A pesar de ser uno de los instantes más anhelados por los entusiastas, en las grabaciones no se contó con una bebé real para estas escenas, sino en posproducción trabajaron una bebé ‘artificial’.


Es decir, se empleó el CGI para crear a Renesmee, dando un resultado muy pobre que forzó las excusas públicas tanto de los productores como del personal técnico encargado.


Bradley Cooper balanceando un juguete

Si bien Clint Eastwood compuso un estilo como actor, en su faceta de directivo de cine ha recibido múltiples galardones, aparte de conseguir múltiples éxitos de taquilla. El Francotirador, por servirnos de un ejemplo, ha conseguido distintos premios como el Oscar a Mejor dirección de sonido y el National Board of Review a Mejor Director.

Sin embargo, una marca negativa en la película es observar la inorgánica secuencia de Bradley Cooper balanceando a un juguete y actuando tal y como si fuera real. The New York Times mostró su sorpresa por que el perfeccionista Eastwood no haya buscado un recurso más admisible.


El embrión de Pesadilla en Elm Street 5

Con el pasar de las películas, la saga de Freddy Krueger fue perdiendo calidad en secuencias de terror y ganando matices cómicos, aun con instantes paródicos. Esto se patentiza en Pesadilla en Elm Street 5, con el ‘nacimiento’ del bebé monstruoso (quien es exactamente el mismo Krueger).

La animación es pésima, notándose un embrión ‘plastificado’ y no necesariamente un engendro maligno. No en balde las críticas fueron primordialmente negativas y en la plataforma Rotten Tomatoes tiene una muy, muy baja calificación de treinta y tres%.



Un bebé exorcista en Trainspotting

Aunque Trainspotting de Danny Boyle es un filme que se esmera en llevar al extremo los efectos de las drogas, la escena del bebé ‘exorcista’ ni atemoriza ni sorprende. Aquel bebé reptando por el techo y virando su cabeza en ciento ochenta grados se percibe artificial, haciendo meditar que se hubiese podido emplear otro estrategia para aquella secuencia.

Leave a Comment

Your email address will not be published.